Science for a better life
Inicio / DEKALB, la mejor opción también para la siembra de maíz tardío /

Soluciones - Sub menu

Novedades - Sub menu

DEKALB, la mejor opción también para la siembra de maíz tardío

11.11.2020

DEKALB, la mejor opción también para la siembra de maíz tardío

En la tradicional muestra Agroactiva, que este año se llevó a cabo en forma virtual, Manuel Areco, responsable del portfolio de maíz de Bayer para el Cono Sur, hizo un repaso a fondo de las fortalezas que tienen los híbridos de la marca.

Con 405 dólares por hectárea, un 15% más que en el año pasado, el margen neto del maíz tardío hoy es muy atractivo y una excelente opción de inversión para la actual campaña”, asegura Manuel Areco, responsable del Portfolio de Maíz de Bayer para el Cono Sur.

Durante una presentación en el marco de la muestra Agroactiva Virtual, Areco destacó que “la elección de la genética es un punto clave y fundamental para reducir el riesgo, asegurar el rendimiento y maximizar la rentabilidad del cultivo”.

Junto con la rentabilidad y las características técnicas del mercado para tardío, repasó un “decálogo” vinculado con la elección y manejo agronómico de los genotipos por ambiente, ciclos de madurez, perfiles sanitarios y agronómicos, materiales recomendados y la garantía de resiembra incluida en el portfolio de Dekalb, entre otros puntos.

Areco recordó que, a lo largo de los últimos años, el área de maíz tardío en Argentina se mantiene muy estable, con “una participación muy importante”, en el orden del 55% del total.

En ese contexto, “claramente podemos ver cómo, en esta campaña, el margen bruto en dólares por hectárea viene subiendo, por la excelente expectativa de precios, producto de una alta demanda de maíz desde China y una baja de los stocks esperados en Estados Unidos, entre otros motivos”, apuntó.

Genotipos para ambientes restrictivos

Areco indicó que este año “va a ser clave la elección de genotipos que se adapten a condiciones ambientales quizás un poco más adversas”. Y recordó que es habitual que con los maíces tardíos se exploren ambientes más restrictivos, que generalmente tienen techos más bajos de rendimiento, pero también pisos un poco más altos.

Esto sucede -precisó- sobre todo en aquellas zonas climáticamente desafiantes, en las que el productor trata de hacer coincidir el período crítico del cultivo con una menor probabilidad de estrés hídrico.

“Creo que, en esta campaña en particular, la estabilidad y la capacidad de los híbridos de sostener el rendimiento va a ser un punto fundamental”, expuso el referente de Dekalb. 

“El quebrado o el perfil agronómico de los híbridos, el ciclo o su madurez relativa, el perfil sanitario, principalmente la performance a Mal de Río Cuarto y tizón foliar, son otras de las cuestiones a las que hay que prestar atención en este tipo de planteos productivos de siembras tardías”, enumeró.

Areco hizo foco en el manejo y las prácticas agronómicas: “No alcanza con la correcta elección del germoplasma, sino que tiene que ir acompañado de un adecuado manejo de densidad, fertilización y protección del cultivo para maximizar el rendimiento”.

El especialista describió que el ambiente tiene un impacto en el rendimiento de entre 70% y 85%, según se desprende de los ensayos que Dekalb lleva a cabo en más de 230 localidades.

“En las siembras tardías crece la proporción de ambientes más restrictivos, con lo cual el primer punto a considerar es posicionar genotipos que se adapten y tengan una buena performance en ellos. Y, en ese sentido, la estabilidad va a ser un punto clave a considerar”, indicó.

En cuanto al quebrado o rotura del tallo por debajo de la inserción de la espiga, especificó que es una condición que generalmente se da cuando el cultivo alcanza la madurez fisiológica y que, en algunas situaciones, puede impactar notablemente en el rendimiento.

“Hay diferentes razones por las cuales se puede dar el quebrado, entre ellas la variabilidad y la performance entre los genotipos es una de las importantes. Esto se puede incrementar y quedar en evidencia con condiciones de estrés que pueda sufrir el cultivo durante el periodo de post floración. Es algo típico que puede suceder con los maíces tardíos, sobre todo asociado a una menor radiación y temperatura durante el período de llenado, que afecta la superficie foliar de la planta y por ende la producción de fotoasimilados. Como consecuencia de ello, se da una mayor removilización del tallo hacia las espigas”, explicó.

En ese sentido, Areco puntualizó que tienen “más de medio millón de hectáreas relevadas con niveles de alto riesgo de quebrado, por encima de un 10% del lote, y con focos muy importantes sobre todo en la provincia de Córdoba”.

Además, destacó los beneficios del ciclo para los planteos de siembra tardía y las diferencias de humedad a cosecha que existen entre los genotipos de Dekalb y sus principales competidores. “El promedio del costo de secada es alrededor de tres dólares por tonelada por punto de humedad. Entonces, si hablamos de un maíz de 10.000 kilos de rendimiento, un híbrido que llegue con menor humedad a cosecha puede representar hasta 30 dólares por hectárea por punto de humedad. Es un impacto muy alto en el margen bruto del productor, ilustró.

En cuanto al perfil sanitario de los híbridos, Areco destacó que Mal de Río Cuarto y Tizón son las dos enfermedades principales para prestar mayor atención en los planteos de siembras tardías.

“La única práctica de efectividad comprobada para el control de Mal de Río cuarto es la genética y básicamente la elección de híbridos con un alto grado de tolerancia a la enfermedad.  No existe otra práctica efectiva. En ese sentido, Dekalb cuenta con más de 40 años de historia trabajando en la selección y el mejoramiento de genotipos, incorporando genes nativos propios y únicos de nuestro pipeline de germoplasma, que confieren una altísima tolerancia a esta enfermedad”, indicó.

En cuanto a Tizón foliar, destacó que el desarrollo del cultivo en tardío transcurre bajo condiciones climáticas propicias, como períodos prolongados de mojado foliar y temperaturas moderadas que  favorecen el desarrollo de la enfermedad.

“En promedio, las pérdidas de rendimiento por punto de incidencia pueden oscilar entre 0.6% y 1%. Esto puede representar pérdidas sustanciales en zonas de alto riesgo, como el norte de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos. Si bien es una enfermedad que podemos combatir con el control químico con funguicidas, un punto fundamental dentro de las estrategias de manejo es conocer el comportamiento diferencial de cada genotipo. Hay una amplia variabilidad en cuanto a la performance y tolerancia a esta enfermedad por parte de los diferentes híbridos del mercado. En el caso de particular de DEKALB, el portfolio completo tiene una excelente performance”

Híbridos recomendados

En este camino, Areco dejó algunas recomendaciones de híbridos para todos los interesados en maíz tardío que participaron de Agroactiva. Particularmente en la zona templada, citó a DK 72-27, DK 72-10 y DK 73-30, los tres con la tecnología VT3PRO.

“Si bien todo nuestro portfolio se puede posicionar en fecha de siembra tardía, estos tres híbridos son excelentes opciones, porque combinan un excelente nivel de rendimiento y estabilidad en los ambientes habituales de maíz tardío, pero además vienen acompañados de un perfil sanitario y agronómico sobresaliente”, destacó.

El DK 72-10 es el híbrido más sembrado del mercado en los últimos años, en los que mostró un excelente nivel de competitividad y estabilidad en lotes de diferentes características. Sin dudas, es sinónimo de máxima seguridad.

Por su parte, el DK 72-27 se destaca por su estabilidad, la capacidad de fijar granos y asegurar pisos de rinde en condiciones muy adversas de producción.

Además, hay un nuevo lanzamiento para este 2020: el DK 73-30. Areco indicó que combina todos los atributos necesarios para el mercado de maíz tardío: rendimiento, estabilidad en ambientes restrictivos, un perfil agronómico muy bueno y un perfil sanitario “que es de lo mejor que hay en el mercado”.

En resumen, como indicó el especialista de Bayer, Dekalb tiene un híbrido para cada necesidad. Por eso, cerró con una idea bien clara: “Tarde o temprano, temprano o tardío, siempre Dekalb”.